Menu Xerais

Unha serie intensa e adictiva: «Dragal», de Elena Gallego Abad

O blog Archimago a tus archimagias publicou unha recensión crítica  sobre a serie Dragal, de Elena Gallego Abad.

 

Reseña: Dragal de Elena Gallego Abad

Si un libro tiene un dragón en la portada, es muy probable que acabe en mis manos. Si, además, narra una deslumbrante historia de fantasía, pasadizos ocultos, misterios y profecías, su éxito en mi estantería está prácticamente asegurado. Es una serie originalmente escrito en gallego, pero que ya ha sido traducido al castellano, catalán e inglés. Su popularidad sube a un ritmo frenético, y ya se conoce como “el Harry Potter gallego”. Y no es para menos.

Argumento

El protagonista, llamado Adrián (Hadrián en la versión original) se traslada a Galicia con su madre tras la muerte del padre en un accidente. Tiene como herencia un medallón en el que aparece un dragón que tiene la facultad de cambiar de forma. ¿Parece típico, verdad? Pues no lo es. La autora se aventuró por el camino más complicado, e hizo algo completamente nuevo. La trama parece sencilla, pero se va convirtiendo, poco a poco, en una obra original y atrayente. Así fue cómo, en mi caso, lo que comenzó como una lectura para el colegio acabó transformándose en uno de mis libros favoritos.Después de una introducción con varios flash-backs y en la que ocurren cosas bastante extrañas (por ejemplo, Adrián escucha una voz en su cabeza), el protagonista y una compañera de clase llamada Mónica, junto con el párroco de la iglesia, descubren qué es lo que ocurre y cuál es el destino de Adrián.

Desarrollo de la historia

Acción, acción y más acción… El ritmo, especialmente en el primer libro, es frenético, pero también cuenta con partes tranquilas en las que de pronto, y sin previo aviso, ocurre algo que pone patas arriba a la idea que tenías de la historia. No es extraño tampoco que, en momentos de máxima tensión, se abandone esa escena para narrar algo que ocurre paralelamente, y que guarda relación con el escenario en el que nos encontrábamos con anterioridad. El final es de una especie casi extinta, de esos que te dejan con ganas de leer más, con un sabor agridulce en la boca, que no sabes si es bueno o malo lo que acaba de suceder… Y solo tienes clara una cosa: el segundo libro debe ser tuyo cuanto antes.
Si bien en el primer libro predomina la acción, en el segundo la autora juega con tu capacidad de mantener la calma, ya que hay pasajes extremadamente extraños y delirantes (que le dan un sabor especial a la lectura) en los que “necesitas” saber qué es lo que va a pasar, o esperas que ocurra una cosa pero tienes la seguridad de que va a ser otra que no te gusta tanto… La trama se va complicando: ya no están solo Adrián y Mónica, si no que otros personajes que ya habían aparecido en el primer libro, o que son totalmente nuevos, cobran importancia. Y claro, todos esos personajes añadidos tienen un pasado y una historia que transcurre paralela a la de los protagonistas, entrelazándose con ella en determinados puntos, La trama se va haciendo más y más interesante: el primer libro parecía orientado a un público infantil, pero este… Ya son palabras mayores. Dice Elena Gallego Abad, la autora, que ella siempre trata de hacer cada libro mejor que el anterior, y eso es algo que se nota y se agradece.
El tercer libro tiene, más o menos, las mismas características que el segundo, pero llega el final y podría decirse que “se desata la locura”. Se revelan secretos inimaginables y las últimas frases son de esas que tienes que releer varias veces para asegurarte de que no te las has imaginado, que no son una mala pasada de tu imaginación, y que lo que estás leyendo es cierto,
Por último, está el cuarto volumen, el mejor de todos, en mi opinión. Tiene una forma de narrar… distinta, hipnotizante, que hace que los lectores conecten con el libro de una manera que no vi nunca más. Quienes lo hayan leído me entenderán…

Los personajes

Los personajes principales, Adrián y Mónica, van evolucionando conforme lo hace la trama. Sus vivencias les hacen madurar, y eso se nota en sus reflexiones y en su comportamiento. Al margen de eso, los dos están muy bien construidos, y creo que nos recuerdan irremediablemente a alguien cercano. No solo son dos personas completamente normales, si no que se corresponden con dos estereotipos de nuestra sociedad. No voy a decir cuáles son, os dejo que lo averigüéis vosotros.

Lo mejor

Es una serie intensa y adictiva, en la que se utilizan elementos clásicos de la fantasía dándoles un giro para que tengan más campo de juego. La trama es muy original, y se va haciendo más y más compleja conforme avanza. El escenario es real, y menciona mitos y leyendas gallegas que enriquecen mucho la historia. Además ¡no está terminada! Esto quiere decir que… ¡Habrá más libros! Y eso siempre es de agradecer.

Lo peor

El primer libro parece bastante infantil, y estoy segura de que eso evade a muchos potenciales lectores. Como es una idea muy original, hay partes que te pueden costar seguir. Además, en las traducciones se pierde mucho de las novelas originales, así que recomiendo a todos los que quieran leer Dragal y sepan gallego, que lean la versión original, mucho más rica.

Puntuación: 4’9/5 Me reservo el 5 para la última entrega…

Comentarios pechados